Más voz de la madre, menos ruido en la UCIN

bebe
Vineta Fellman (Vineta.Fellman@med.lu.se)
Department of Clinical Sciences, Lund, Pediatrics, Lund University, Lund, Sweden. Clinicum, Pediatrics, University of Helsinki, Helsinki, Finland.
Acta Paediatrica 2017 Vol 106; Nro. 8 Pag 1212 – 1214
Este número de Acta Paediatrica contiene una interesante revisión sobre el efecto de voces materna en recién nacidos por Filippa et al. (1). La revisión propone con fuerza que si las intervenciones de voz materna tienen efectos beneficiosos sobre la fisiológica y estados conductuales a corto plazo sobre el desarrollo de los lactantes prematuros en unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN).
Hay muchas creencias y sugerencias acerca de cómo mejorar el bienestar y el desarrollo neurocognitivo de los recién nacidos prematuros, proporcionando la voz de la madre con un tiempo limitado a la exposición, ya sea cuando la madre está presente o al jugar con su voz grabada.
La principal conclusión de esta revisión fue que los bebés que fueron expuestos a voces de su madre eran más estables que las que no lo eran. Hasta el momento no existen estudios que hayan reportado el efecto de la duración de la exposición.
De los 15 estudios incluidos en esta revisión variaron considerablemente con lo que se refiere al diseño del estudio, ya que sólo seis de ellos eran ensayos controlados aleatorios. Además, las intervenciones van desde varios segundos a 45 minutos y los tipos de la voz materna incluyeron el habla, el canto y la lectura (1). No se pudieron obtener conclusiones acerca de los efectos a largo plazo de la exposición de voz materna a corto plazo durante el periodo neonatal. Esto no es sorprendente ya que hay muchos factores que pueden afectar el resultado.
El estudio de Filippa et al. revela los principales problemas en el campo, a saber, cómo examinar las intervenciones de acción corta y tantas medidas de resultado y cómo alcanzar una conclusión basada en una intervención en tal ambiente multifactorial con tan pocos sujetos estudiados. Los autores decidieron evitar un enfoque multisensorial, lo cual es comprensible, pero esto debe considerarse una inconveniente.

En realidad, no es posible considerar la grabación estando presente la voz de la madre y hablando como intervenciones similares, ya que hay diferencias claras y otros factores que son importantes para el niño. Por ejemplo, cuando la madre está presente, el niño está expuesto a ella con olfato, el tacto y los latidos del corazón, goza de la interacción piel a piel y hay un diálogo entre la madre y el niño.

Su presencia personal también da lugar a variaciones en las características de la voz y la fonética en respuesta a las expresiones del bebé para el dolor, angustia o placer. Una voz grabada no puede sustituir dicha actividad materna personal que cuenta con tantas características sensoriales. Algunos estudios han demostrado el efecto del olor materno en el recién nacido prematuro, principalmente en relación con el alivio del dolor, el uso de leche materna o de líquido amniótico como un estímulo (2). Uno podría especular que el olor sería un sentido importante durante la transición de fetal a la vida postnatal, incluso más importante que la percepción auditiva, debido a la gran corteza olfativa y al nuevo ambiente con una multitud de diferentes olores no presentes en la matriz.
Podemos concluir a partir de la investigación realizada hasta el momento, la cual fue confirmada por el examen actual, que la voz de la madre hace una huella, una huella de memoria en la red cortical inmadura durante la vida fetal. Un estudio mostró que jugando con palabras varias veces para el feto, evaluó el efecto después del nacimiento usando eventos auditivos relacionados con potenciales los que mostraron que el recién nacido reconoce las palabras, al menos neuro fisiológicamente (3). En varios estudios, la exposición postnatal a la voz de la madre ha sido asociado con la mejora de las medidas fisiológicas, como la reducción de episodios de bradicardia, apnea y periodos de desaturación (4).
Pero ¿cómo podemos definir la respuesta beneficiosa? ¿Es medida por la menor privación de la presencia de la madre o por un efecto positivo directo? ¿Cómo debemos delimitar la diferencia del efecto entre un ambiente de la UCIN negativo y una intervención positiva, que es una cuestión que se abordó en otra revisión (3)? Los autores de la revisión actual también confirman que este tipo de estudios requieren determinantes bien definidas y condiciones de ajuste claros (1). En la revisión por Filippa et al. no se registró el uso de sedantes u opioides que eran muy comunes en los primeros pocos años del periodo de estudio seleccionado de 2000-2015. Los resultados del estudio NEOPAIN (5), publicado en 2004, mostró que el uso rutinario de la morfina en los bebés prematuros no estaba justificado y esto resultó en un cambio lento en la práctica clínica junto con mejoras en el soporte respiratorio. Ahora la mayoría de los prematuros sometidos a cuidados intensivos no reciben medicamentos para deprimir su centro y la actividad del sistema nervioso, y esto significa que son más receptivos a los estímulos sensoriales y auditivos.
El desarrollo de la moderna atención centrada en la familia en la UCIN significa que los padres pueden estar presentes en la mayor parte del tiempo y definitivamente pasan más tiempo con sus hijos que durante los estudios realizados hace 10 años. Esta nueva tendencia dará a los investigadores la oportunidad de estudiar a corto plazo efectos fisiológicos de la voz materna registrada en una forma estandarizada durante los períodos en que la madre no puede estar presente en la UCIN. Si esto resulta ser beneficioso, a continuación, un efecto positivo sobre el bienestar de la madre también puede esperarse ya que la madre va a saber que su bebé es estable mientras que ella tiende a otras responsabilidades fuera de la UCIN.
Los estudios futuros se espera que proporcionen las respuestas a las preguntas. Los estudios en curso que evalúan el efecto de la madre cuando habla o canta durante el método canguro también clarificará qué tipo de estímulos auditivos son más beneficiosos tanto para el bebé como para los padres.
Referencias
  1. Filippa M, Panza C, Ferrari F, Frassoldati R, Kuhn P, Balduzzi S, et al. Systematic review of maternal voice interventions demonstrates increased stability in preterm infants. Acta Paediatr 2017; 106: 1220–9.
  2. Kücük Alemdar D, Kardas Ozdemir F. Effects of Having Preterm Infants Smell Amniotic Fluid, Mother’s Milk, and Mother’s Odor During Heel Stick Procedure on Pain, Physiological Parameters, and Crying Duration. Breastfeed Med 2017. https://doi.org/10.1089/bfm.2017.00…. [Epub ahead of print].
  3. Partanen E, Kujala T, Näätänen R, Liitola A, Sambeth A, Huotilainen M. Learning-induced neural plasticity of speech processing before birth. Proc Natl Acad Sci USA 2013; 110: 15145–50.
  4. Rand K, Lahav A. Impact of the NICU environment on language deprivation in preterm infants. Acta Paediatr 2014; 103: 243–8.
  5. Anand KJ, Hall RW, Desai N, Shephard B, Bergqvist LL, Young TE, et al. NEOPAIN Trial Investigators Group. Effects of morphine analgesia in ventilated preterm neonates: primary outcomes from the NEOPAIN randomised trial. Lancet 2004; 363: 1673–82.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s